La ACLU de Texas trabaja para garantizar que todas las personas en nuestro gran estado puedan tomar la mejor decisión para ellos y su familia sobre cuándo y si tener un hijo, sin la influencia indebida de políticos y grupos con intereses especiales.

La decisión de tener un aborto es profundamente personal y es mejor dejarla en las manos de la persona, su familia, y su médico. Pero a pesar de la garantía constitucional de servicios de aborto seguro y legal establecida por Roe v. Wade en 1973, los políticos extremistas en la legislatura estatal y en las ciudades de Texas han trabajado para que los servicios de aborto sean inaccesibles para tantos tejanos como sea posible.

El aborto es uno de los procedimientos médicos más comunes que se realiza hoy en dia y es increíblemente seguro. Debemos luchar contra las leyes que dificultan, si no imposibilitan, que los tejanos tengan un aborto si lo necesitan.